. DC-Raxx: Todo Comienza con un poco de miedo...

martes, 22 de octubre de 2019

Todo Comienza con un poco de miedo...



Vamos, siéntate.
Haz memoria. Recuerda dónde estabas y piensa, más adelante, en dónde estás...
...
Soy sonámbulo.
Sonámbulo deambulante por las calles abarrotadas pero vacías, calles aburridas, oscuras... en busca de algo que no encuentra.
Parece inalcanzable.
Sonámbulo inconsciente que corre a prisa de llegar antes, buscando ese algo sin percatarse siquiera de que no sabe qué busca.
Sonámbulo desesperado por agarrarse a cualquier corriente de aire que lo haga volar a cualquier lugar.
Sonámbulo deseoso de ser arrancado del abrazo sombrío de las calles tristes por las que deambula.
Sonámbulo decidido, pero perdido.
Atrapa sus manos al vuelo, por favor. Rompe las cadenas, despega sus pies del triste suelo... y destapa sus ojos.
Sonámbulo ciego.. permítele ver tu belleza, permítele llorar por tu delicadez, por tu estética, por ese lado bueno que tanto anhela.
Tiene las manos magulladas, el cuerpo entumecido.
Está cansado y de sus jadeantes respiros, se le escapa la vida, la energía... y se apaga.
Sonámbulo inválido, que apenas se mantiene en pie, perdido se rinde ante la gravedad que cada vez le pesa más sobre sus hombros.
Sonámbulo inmóvil, saborea la tierra húmeda de la calle oscura, de la calle aburrida, del lugar del que se siente preso.
Sonámbulo que no ve, pero siente. Sus heridas abiertas se despiertan, y las cicatrices florecen como rosas tan vívidas, que extienden sus pétalos y perfuman el espacio. 
La calle huele a dolor, angustia y soledad... ¿Acaso tienen olor?
Es muy similar al saber que el sonámbulo percibe en sus labios. Un sabor tan irremediablemente reconocible, como terrible. Un sabor metálico tan contundente que le aturde.
Cuando el último suspiro se escurre de entre sus labios cortados, él escapa también. Se quita la piel y vuela rumbo al cielo.
Y de entre sus labios de hielo, inertes que no albergan vida alguna, se escapa serpenteando un espeso líquido que cae sin hacer ruido al suelo. Tiene un color tan intenso que destaca sobre todo lo demás, por su fiera belleza, por su dolorosa razón de ser. Un rojo incluso más bello e intenso que el de los propios pétalos de las rosas.



Un saludo,

2 comentarios: