type='text/css'/> Dos Corazones-Raxx: Sentimientos Contradichos

Últimas Reseñas

Titulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entrada

sábado, 26 de octubre de 2013

Sentimientos Contradichos



¡¡Hola!!
Hoy he querido traer al blog un relato que he escrito hace muy poquito cuando me sentía de forma parecida a lo que el relato narra, pero está algo más dramatizado. No será una maravilla, pero quiero compartirlo.

-Sentimientos Contradichos-

Camino por la calle con la música sonando en mis oídos a un volumen tan alto que no escuchaba ni mi propia respiración acelerada. Intentaba que esta medicina funcionara y que calmara mis miedos. Intentaba seguir las letras animadas que sonaban y que acompañaban a mi inquietud, con la intención de encerrar para siempre mis temores, o al menos, apaciguarlos. 
No funcionaba.
Mi respiración es entrecortada y a cada pálpito de mi corazón acelerado, que me golpeaba bruscamente contra mi pecho, un nudo se formaba y se establecía en mi garganta aumentando una tensión palpable en todos mis músculos, los cuales ejercían tal presión por todo mi cuerpo, haciéndome pensar que tenía todas las partes de mi ser entumecidas.

Agacho la cabeza al suelo para no mirar a nada más y me fijaba en mis pies. Iba dando pequeños pasitos con la falsa ilusión de que así no llegaría a mi destino, o por lo menos, no llegaría tan rápido.
Tenía un problema, porque quería poder llegar a mi destino, pensar que todo saldría bien, deseaba llegar a mi destino... Pero la inseguridad llevaba las riendas. Había perdido el control y todos mis sentidos se enfrentaban y mis sentimientos estaban contradichos...

Unas insaciables ganas de llorar se pasean por mis ojos intentando poder brotar por ellos, pero yo me intentaba resistir.
Hasta ahora yo iba perdiendo, porque ya notaba como los ojos me escocían, pero continuaba resistiendo mientras me mordía la comisura de mis labios a modo de aguante.
Cuando no pude aguantar más, me paro en seco, y con manos temblorosas me limpio las lágrimas que ya serpenteaban por mis mejillas sonrojadas y una oleada de indeseables pensamientos inundan mi cabeza, de nuevo.
¿Qué pensará?
¿Me odiará?... O tal vez peor.
¿Me rechazará?
En unos minutos sabré aquella respuesta, que no quiero conocer.


Es un relato corto, sobre sentimientos o pensamientos fugaces o pasajeros, los cuales pueden matar y hacerte sufrir siempre, pero que al final tendrás que afrontar, porque no hay otra salida.

Un abrazo,


No hay comentarios:

Publicar un comentario